lunes, 16 de enero de 2012

Garañona

Esta playa se llama la Garañona y se encuentra situada en el norte de Tenerife. Es bastante representativa del tipo de costas abruptas que tenemos en las islas occidentales. Una característica curiosa, que sólo se puede observar en algunas zonas de origen basáltico, es el hecho de que la arena sea de color negro. Gran parte del encanto de esta playa consiste en que casi nunca hay gente. El mar es relativamente violento y el acceso a pie resulta un poco complicado. Para llegar hasta ella hay que escalar un pequeño tramo y caminar durante media hora. Sin embargo, el esfuerzo merece la pena. Las noches más extrañas y profundas que recuerdo son, sin duda, las de la costa norte.



Autor: Patricio Acosta